top of page

Síndrome del Emperador: Niños tiranos. Qué es y cómo tratarlo.


A pesar de no existir ningún cuadro clínico con esta designación, cada vez es más frecuente encontrar casos de niños y adolescentes con un comportamiento agresivo (verbal o físico), conductas desafiantes o provocadoras de ira hacia los padres y de violación de normas o límites familiares que acaban por dominarlos, e incluso, en los casos más extremos, por maltratarlos. Estos niños tratan de conseguir que sus padres les obedezcan sometiéndolos psicológicamente y ejerciendo la violencia hacia ellos.

¿Cómo detectarlo?

Es muy importante hacer una detección precoz del problema para solicitar ayuda especializada.

Las principales señales de alarma son:

- Incapacidad para aprender de los errores y de los castigos.

- Incapacidad para desarrollar emociones morales positivas (empatía, gratitud, simpatía...) y/o negativas (vergüenza, culpa, disgusto...) y que son muy importantes porque demuestran si uno es o no responsable de sus actos.

- Conductas habituales de desafío, mentiras e incluso actos crueles hacia hermanos y amigos.

- Dificultad para solucionar problemas y afrontar experiencias negativas.

- Exigentes con lo que creen que les corresponde, tratando insistentemente de que se lo proporcionen.

- Muy centrados en sí mismos y como consecuencia reclamadores de atención.

- Culpabilizan a los demás de sus conductas, haciéndolos sentir así.

- Presentan una autoestima baja, sintiéndose a menudo enfadados, ansiosos y/o tristes.

Factores de riesgo

Si establecemos una comparación entre el sistema familiar en el momento actual y el de épocas anteriores podemos apreciar que existen diferencias notables en cuanto a la estructura y funcionamiento familiar. En la actualidad, se han incrementado los divorcios, la edad en la que se tienen los primeros hijos y las familias con hijos únicos, biológicos o adoptados.

Unos padres con un estilo educativo permisivo y sobreprotector, favorecen el desarrollo de un hijo tirano. Además, puede darse una predisposición genética de carácter que explicaría por qué dentro de la misma familia, y en las mismas condiciones, sólo se ve afectado un miembro.

Hasta que el niño tiene un año, su entorno únicamente le sirve para satisfacer sus necesidades, a partir de entonces, los niños aprenden estrategias para salirse con la suya (rabietas, llamadas de atención) y los padres tenemos que aprender a limitarlas. Lo normal es que a los 4 años, los niños ya sean capaces de verbalizar su estado de ánimo y a los cinco sepan medianamente controlar una rabieta. Por ello, es beneficioso que aprendan a frustrarse y el niño necesita, desde que tiene más o menos un año, rutinas, reglas y límites claros sobre lo que puede y no puede hacer. No es el caso de los niños tiranos, que intentan imponer de manera sistemática su voluntad y los padres acaban rindiéndose. Pero a partir de los 6 años hay niños que se muestran muy impulsivos, mienten, tienen actitudes vengativas, no conectan con los demás, son insensibles, se sienten poderosos, carecen de empatía… Estas son actitudes tiránicas, que a los 11 años se pueden agudizar y a los 15 años ya son difíciles de encauzar.

Pautas de Actuación

Es importante pedir ayuda externa ya que algunos niños (y sus padres) necesitan psicoterapia dependiendo de los síntomas y de su edad. Normalmente el objetivo general es aprender a corregir el propio comportamiento, reducir el egocentrismo y desarrollar una mayor empatía. Aunque si se trata de pre-adolescentes o adolescentes que ya manifiestan comportamientos agresivos, el problema es más serio y la terapia, más larga.

No obstante, se pueden poner en práctica algunas pautas desde que se detecta la conducta tiránica:

-Es fundamental que ambos progenitores no muestren discrepancias educativas. Deben intentar unificar sus personalidades y mantener una actitud educativa firme.

- Los padres deben ser capaces de admitir que su hijo es un tirano y no buscarle atenuantes, no apartarle ni sobreprotegerle.

- Establecer una rutina diaria: horas fijas para comer, para acostarse, para hacer los deberes. También debe tener una serie de obligaciones en casa (hacer la cama, poner y quitar la mesa...) de las que no se puede escabullir. Estas responsabilidades deben de ir acordes a su edad. Y establecer normas muy claras sobre su tiempo de ocio.

- Tratar de recompensar en lugar de emplear el castigo de manera habitual.

- Cuando se aplique un castigo hay que ser consecuente y no retractarse, aunque los castigos siempre tienen que ser coherentes con la acción realizada por el niño.

- Si el niño tiene una rabieta, no podemos gritarle o pegarle en ese momento. Lo aconsejable es esperar a que se calme, tratando de ignorar su comportamiento.

Entradas Destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas Recientes
Archivo
Buscar por etiquetas
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page